Portada La Inteligencia emocional La Inteligencia emocional
Portada La Inteligencia emocional La Inteligencia emocional

La Inteligencia emocional

Con sus inteligencias múltiples, Howard Gardner (1993) comenzó a considerar que ser inteligente no era simplemente tener un alto coeficiente intelectual. Este autor distinguió entre inteligencia interpersonal e inteligencia intrapersonal, entre otras.

Peter Salovey y John Mayer (1990) acuñaron los conceptos de inteligencia interpersonal e inteligencia intrapersonal con el nombre de Inteligencia emocional. Según estos autores, poseer Inteligencia emocional significaba reunir tres cualidades principales:

  • Percibir las emociones propias y las de los demás
  • Comprender esas emociones que se han percibido, tanto en la propia persona como en las otras (empatía)
  • La capacidad de regular esas emociones y afectos previamente percibidos y comprendidos

Pero más adelante, con la intención de superar las dificultades que planteaba la anterior definición de las cualidades, estos mismos autores propusieron una nueva clasificación de los procesos implicados en la Inteligencia emocional:

1. Percepción, valoración y expresión de la emoción

  • La habilidad para identificar las propias emociones en conductas, sentimientos y pensamientos.
  • Capacidad para identificar emociones en otros, en el arte… a traés del lenguaje, sonido, apariencia y conducta.
  • Capacidad para expresar emociones adecuadamente y comunicar las necesidades en relación con esos sentimientos.
  • Capacidad para discriminar entre expresiones exactas o inexactas, honestas o deshonestas de las emociones.

2. La emoción facilita el pensamiento

  • Las emociones priorizan el pensamiento al dirigir la atención hacia la información importante.
  • La intensidad de las emociones puede servir de ayuda para recordar y valorar los sentimientos.
  • Las variaciones en el estado de ánimo influyen en el optimismo o pesimismo de las personas y en la consideración de diferentes puntos de vista.
  • Los estados emocionales estimulan el modo de afrontar los problemas. (ej.: la felicidad facilita el razonamiento creativo).

3. Entender y analizar las emociones, emplear el conocimiento emocional

  • Habilidad para etiquetar emociones y reconocer las relaciones entre las propias emociones y las palabras que las representan. (ej.: la relación entre simpatía y amar).
  • Habilidad para interpretar los significados en las relaciones emocionales.
  • Habilidad para comprender sentimientos complejos simultáneos. (amor-odio; miedo-sorpresa).
  • Capacidad para reconocer las transiciones emocionales. (ej.: de la ira a la satisfacción; o de la ira a la vergüenza).

4. Regulación de las emociones para promover el crecimiento emocional e intelectual

  • Habilidad para aceptar tanto sentimientos agradables como desagradables.
  • Capacidad para acercarse o distanciarse de las emociones en función de cómo juzguemos su utilidad o la información que nos proporciona.
  • Habilidad para monitorizar las emociones en relación a uno mismo y a otros. (e.: reconocer si son claras, influyentes, razonable…).
  • Capacidad para regular las emociones en uno mismo y en otros; intensificando las placenteras y moderando las negativas, sin reprimir ni exagerar la información que nos transmiten.

Fuente: Mayer y Salovey (1997).

Por otro lado, Daniel Goleman (1995; edición en castellano de 1996), psicólogo que trabajaba como periodista de temas científicos, se convirtió en el divulgador que despertó la atención sobre la Inteligencia emocional. Éste planteó no considerar la fría razón como medida de todas las cosas.

Si desde el modelo de J. Mayer y P. Salovey (1997) más arriba presentado, clasificado como Modelo de Habilidades, se observaban cuatro procesos implicados; ahora, centrándonos en los Modelos Mixtos (Bar-On: 1997; Goleman: 1995), vemos que se proponen cinco capacidades básicas de la Inteligencia emocional.

A continuación, presentamos las cinco capacidades básicas del Modelo Mixto de D. Goleman (1995):

  1. Auto-conciencia emocional: reconocer las propias emociones
    Ser capaz de realizar una apreciación y dar nombre a las propias emociones. En esta capacidad se fundamenta la mayoría de las otras cualidades emocionales.
  2. Auto-regulación: saber manejar las propias emociones
    No podemos elegir nuestras emociones, pero sí conducir nuestras reacciones emocionales y completar o sustituir el programa de comportamiento congénito primario.
  3. Auto-motivación: utilizar el potencial existente
    Además de un elevado cociente intelectual, se necesitan cualidades como las que consisten en perseverar, disfrutar aprendiendo, tener confianza en uno mismo y ser capaz de sobreponerse a las derrotas, si se quieren obtener buenos resultados.
  4. Empatía: saber ponerse en el lugar de las demás personas
    El 90% de la comunicación emocional se produce sin palabras. La empatía requiere predisposición a admitir las emociones, escuchar con concentración y comprender pensamientos y sentimientos que no se hayan expresado verbalmente.
  5. Habilidad social: crear relaciones sociales
    En todo contacto con otras personas intervienen las capacidades sociales. Que tengamos un trato satisfactorio con otras personas depende, entre otros factores, de nuestra capacidad de crear y cultivar las relaciones; de reconocer los conflictos y solucionarlos; de encontrar el tono adecuado, y de percibir los estados de ánimo de las demás personas.

Lo valioso del concepto de Inteligencia emocional es que incide en un aspecto tan decisivo para nuestra vida, para nuestras relaciones y para nuestros modos de ver el mundo y experimentarlo como son las emociones.